QUIENES SOMOS la Red Cultural Carpani?

La Red cultural Carpani nació en 1999 como la necesidad de articular diferentes expresiones culturales y artística que surgían al calor de la lucha popular, en especial con el surgimiento del movimiento Piquetero, como nueva forma de organización de los sectores excluídos, y proponiendo un síntesis novedosa en la manera de hacer política. Nuestra Red nace impulsada desde la Corriente Sindical 1º de Mayo


En 1999 desde la Red Cultural Carpani convocamos a diferentes actividades que expresasen la situación de Resistencia Popular al modelo Neo liberal aportando y apostando al surgimiento de un nuevo paradigma político –cultural, fue así que nos empezamos a juntar y a encontrar en las ideas, en el trabajo y en los sueños. poetas. escritores, actores, cineastas, plásticos, dibujantes, fotógrafos, artesanos y mucho pueblo como uno, que advertía sobre la necesidad de crear una organización horizontal que se diferenciara, en eso precisamente, en la que el poder pudiera circular libremente y no estancarse en el cargo de alguno, sin desmerecer la conducción de quienes visualizan el proyecto cultural en forma orgánica y colegiada, una especie de formula simple para que no se repitan los vicios de las instituciones formales. Un desafío que asumimos como forma de vida y en el que no hay tiempos predeterminados, porque entendemos que la tarea es sembrar por una cultura nacional, popular y latinoamericana.

Nuestra Red tiene historia porque sus integrantes como trabajadores y militantes de la cultura han sido protagonistas, cada uno desde su militancia, trabajo, estudio y como creadores y artistas populares, de luchas y reivindicaciones sociales. Nos unió la resistencia a la década infame del 90, nos unió el darnos cuenta que después del Indulto y la entrega desmesurada del patrimonio material y cultural de la Nación, no nos quedaba nada, en ultima instancia nos quedaba eso que en aquella época se decía "la gente" un eufemismo de lo que en realidad era el pueblo.

En nuestra Plaza emblemática, “La Plaza del Pañuelo Blanco” hemos inaugurado encuentros con otras organizaciones sociales los días 11 de octubre durante esos años de liberalismo salvaje conmemorando el ultimo día de libertad en América.

Luego de aquella década trágica, iniciada por el Menemato, y la brutal Crisis heredada de dicha década, cuyo punto culmine fue la salida bañada de sangre de De La Rua, la sucesión en una semana de 4 presidente, es que comenzó, a partir del 2003 con el primer gobierno K de Nestor, un periodo de prosperidad para nuestro Pueblo, recobrando derechos sociales, laborales y ciudadanos. En nuestro caso a nivel del territorio implico empezar a tener eco en una porción considerable del nuestro pueblo cuando llamamos a las cosas por su nombre, es así que recuperamos palabras que parecían proscritas, imperialismo, patria, DD-HH, desarrollo industrial, retenciones, mercado interno, todo esto implicaba entender que no se había acabado la historia y que había otra historia que contar. Es en esta ardua tarea que continuamos y que con el apoyo y apoyando a este Gobierno Popular pensamos continuar.

En la Red Carpani hemos privilegiado desde siempre el Contenido, será porque advertíamos el vaciamiento económico y cultural de parte del Neoliberalismo. Es por esto que, desde entonces, nos acompaña el criterio de proponernos recuperar nuestros valores culturales desde abajo, colaborar con iniciativas que apunten a rescatar y fortalecer nuestra identidad Latinoamericana y que nuestra acción cultural sirva para preservar la Memoria histórica, la Verdad y la Justicia como un instrumento de valoración ética y de los procesos sociales, todo esto vinculado a una fuerte Participación Popular, que es lo que realmente llena de contenido a este Movimiento Político Cultural

Con estas premisas los esperamos y los invitamos a subirse al camino que venimos recorriendo desde la Red Cultural Carpani, a compartir sus actividades y propuestas.

Nuestro proyecto se sustenta de los saberes populares, consolidando vínculos solidarios, redes culturales y sociales. Nuestra herramienta mas importante es la palabra, oral , escrita y la no dicha. Andar caminando la cultura es andar entre el pueblo, haciendo y compartiendo proyectos sociales, comunicacionales, artísticos y productivos.

Andar este camino es darle un sentido a la cultura que hacen las mujeres y los hombres cotidianamente, llevando adelante un imaginario en el que haya siempre un lugar para todos.

martes, 9 de diciembre de 2014

En defensa de la cultura independiente

Un día histórico para la cultura | El jueves 11 de diciembre se votará la “Ley de Centros Culturales” en la Legislatura Porteña.
Cultura Unida, es un movimiento que nuclea a distintas organizaciones culturales (MECA, ESCENA, ARTEI, FAAO, Potencia Unida, La Cultura No Se Clausura, Seamos Libres, Roja y Blanca y  Abogados Culturales), en representación de docentes, estudiantes, músicos, bailarines, actores,  Artistas ambulantes, centros culturales, espacios de arte, casas de artistas, teatros, peñas, milongas, gestores culturales, y público.
Cultura Unida convoca a una manifestación artística frente a la legislatura porteña el jueves 11 de dic. a las 17hs para reclamar:
 
· Una ley de Centros Culturales que nos represente.
· Que cesen las clausuras ilegítimas de los espacios culturales
· Que se capacite a los inspectores responsables de controlar el correcto funcionamiento de nuestros espacios.
· Que se garantice el correcto funcionamiento de las distintas líneas de fomento.
· Que se resguarde el derecho a acceder y producir contenidos en la vía y transporte público.
· Que se reinstaure la Unidad de Proyectos Especiales de la AGC para agilizar los espacios de diálogo y trabajo en conjunto. 
La cultura independiente porteña hoy es un movimiento que involucra sectores amplios y espacios diversos, donde miles de personas por año disfrutan de espectáculos y se forman en sus talleres.  Estos espacios fundamentales para la vida cultural de la ciudad estan luchando por la aprobación de una Ley que los contemple en su actividad.
La Ley de Centros Culturales surge como solución a la problemática de las clausuras ilegítimas de los espacios y las restricciones a los artistas callejeros. MECA junto con un equipo de trabajadores de la cultura redactaron un proyecto de Ley ( + info al final) que se votará el próximo jueves .
 
EN DEFENSA DE LA CULTURA INDEPENDIENTE | manifestación artística
Jueves 11 de diciembre 17hs frente a la Legislatura Porteña (Perú 130).
Convoca Cultura Unida: Artei, Escena, Meca, Abogados Culturales, La cultura no se clausura, Potencia unida por la cultura, Frente de Artistas Ambulantes Organizados, Seamos Libres, Roja y Blanca

34° Marcha de la Resistencia


Invitamos a acompañarnos el día jueves 11 de diciembre, a partir de las 15:30, a un encuentro en la Plaza de Mayo, como lo venimos realizando desde hace muchos años, en la semana donde se conmemora la Declaración Universal de los Derechos Humanos.
Seguimos como siempre reivindicando la lucha de nuestros hijos e hijas detenidos desaparecidos, con nuestro reclamo de Memoria, Verdad y Justicia e insistiendo, como siempre, que abrán los archivos para saber que pasó con ellos y ellas y que los jueces abran sus gavetas para decir a quien entregaron los bebés apropiados, a sus madres cautivas embarazadas, a través de falsas adopciones.
Nuestras primeras Marchas de la Resistencia eran de 24 horas, las Madres fuimos creciendo, sumando años y las energías no son las mismas de hace 30 años atrás, pero igual seguimos luchando contra la impunidad, contra la injusticia, contra la desigualdad y reclamando por los derechos de nuestro pueblo.
Estaremos el tiempo que cada uno disponga en este diálogo y a cada uno le proponemos que vayan llegando a la Plaza a la hora que sus respectivas ocupaciones se lo permitan.
Los esperamos,
Jueves 11 de diciembre de 2014, en la Plaza de Mayo, a partir de las 15: 30
MADRES DE PLAZA DE MAYO LÍNEA FUNDADORA

sábado, 6 de diciembre de 2014

Recuperando los Murales de la Grafa

Inauguran muestra “Luca, el sonido y la furia” en biblioteca nacional



Lula recordo a Nestor y a Chavez





Lula da Silva tomó la palabra durante la cumbre de jefes y jefas de Estado en Quito, donde también se inauguró la nueva sede que albergará en el futuro las reuniones del bloque regional.

"Cada cual a su manera fueron parte fundamental de este proceso, prestando su energía, generosidad y visión de futuro para fortalecer el Mercosur, crear la Unasur y constituir la Celac", recordó el representante del PT brasileño.

"Demostraron espíritu de fraternidad y compromiso para con el desarrollo y la emancipación de los pueblos de América Latina y el Caribe", describió el ex mandatario.

El 13 de diciembre Todos bancando el Proyecto Nacional

domingo, 30 de noviembre de 2014

Movilización en Saavedra

Martes 2 de diciembre 18.30 hs MARCHAMOS DESDE
 
GARCÍA DEL RÍO Y SUPERÍ HASTA PARQUE 

SARMIENTO!!!


Andrés Guacurarí nuestro indio gobernador


Andrés Guacurarí nuestro indio gobernador
Fuente: Felipe Pigna
Sobre Andresito como se lo conoce entre quienes lo quieren y lo han convertido en el máximo prócer de nuestra provincia de Misiones, algunos dicen que nació en San Borja (ubicada en el actual Estado brasileño de Rio Grande do Sul) y otros en Santo Tomé, actual Corrientes en una fecha que, presumiblemente, sería el 30 de noviembre de 1778, unos meses después que su vecino José de San Martín. Su infancia transcurrió en Santo Tomé donde pudo educarse desarrollar un muy buen nivel de lectura y escritura y aprender a ejecutar diversos instrumentos musicales.
Tampoco está muy claro cuándo conoció a quien sería su padre adoptivo y del corazón y su jefe político-militar, José Artigas. Aunque seguramente tiene razón uno de sus principales biógrafos, Jorge F. Machón, cuando afirma que la relación era ya de larga data al momento de nombrar a su hijo Andrés en 1815 Comandante general de Misiones, un cargo equivalente al de gobernador. Su primera misión militar fue recuperar los pueblos misioneros ocupados por los paraguayos.
Lo hace al mando de su ejército indio de 500 combatientes armados como pueden, con lo que tienen que no es mucho y que compensan con coraje y su conocimiento del terreno palmo a palmo. En poco tiempo recupera Candelaria, Santa Ana, San Ignacio, Loreto y Corpus.
El único gobernador indio de nuestra historia ejerce una conducción humana, justa y socialmente revolucionaria, recordando y aplicando la máxima artiguista al anunciar la primera reforma agraria de América “que los más infelices sean los más privilegiados”. Ante todo abolió la servidumbre en todas sus formas y repartió tierras a los que las habían perdido a manos de la conquista, el saqueo, la estafa o todo eso a la vez. Durante su gobierno, se eliminaron del territorio bajo su jurisdicción todos los símbolos, escudos y emblemas que pervivían de la colonización española, y recobraron su vigor los cabildos de los pueblos originarios que tenían una función central en la administración del territorio fomentando la producción y comercialización de la yerba mate y la fabricación de pólvora y hasta la instalación de hornos para fabricar puntas de lanzas.
En aquel año 1816, se desató sobre la Banda Oriental la devastadora invasión portuguesa, realizada  por 30.000 soldados con el mejor armamento de la época y bajo el asesoramiento de nuestro viejo conocido, el otrora invasor inglés William Carr Beresford, contratado por la corte de Río para reorganizar su ejército. Iban por Artigas y su gente, a poner fin a la experiencia más democrática y popular de esta parte del mundo, a exterminar de raíz ese “mal ejemplo” que podía acarrear el riesgo de contagio. El 12 de septiembre de aquel año el jefe guaraní al mando de 1.000 valientes en varias pelotones cruzo el río Uruguay por Itaquí. Obtuvo sus primeros triunfos en San Juan Viejo y en Rincón de la Cruz donde derrotó a 300 portugueses. Esto le permitió avanzar a Sao Borja y sitiarla el 21 de septiembre. El ejército indio ya sumaba unas 2.500 voluntades. Andresito demoró quizás demasiado el ataque para no dañar a la población local ocupada por los lusitanos y esto le dio tiempo al enemigo de rearmarse y recibir refuerzos  y derrotar al ejército popular artiguista.
La derrota de Andresito y las instigaciones porteñas animaron a los portugueses a pasar a la ofensiva al mando del brigadier Farancisco das Chagas Santos. Un primer intento fue abortado por Tiraparé el 19 de enero de 1817 lo que le dio tiempo a Andresito y sus hombres a replegarse en La Cruz que sería ocupada por los portugueses tras la retirada de Andresito a la ciudad natal de San Martín, Yapeyú. Poco después ambos pueblos fueron arrasados y destruidos por los portugueses que en otros frentes habían destrozado Concepción, Santa María la Mayor, San Javier y Mártires, Apóstoles, San José y San Carlos. Cuando todo parecía perdido, Andresito y sus heroicos paisanos se lanzaron a la contraofensiva y para mediados de año Andresito había logrado recuperar buena parte del territorio provincial y el milagro de recomponer en parte un ejército de 1.000 hombres que concentró en Apóstoles, San Carlos y San José. Das Chagas fue a su encuentro con sus mejores 500 hombres. Aquel 2 de julio de 1817 tras varias horas de combate Andresito y sus jinetes indios lograron el repliegue portugués. Apóstoles fue recuperada. Tras el triunfo de Apóstoles, José Artigas le pide marchar sobre Corrientes para reponer en su puesto a su aliado el gobernador Juan Bautista Méndez, derrocado por un golpe apoyado por Buenos Aires dirigido por José Francisco Vedoya. Su presencia no fue bien recibida por los sectores latifundistas de la provincia, herederos muchos de ellos de los encomenderos españoles,  quienes se negaron a asistir a una representación en su honor brindada por “ese indio”. Andresito desairado los obligó al día siguiente a debutar en estas cosas del trabajo y a limpiar minuciosamente la Plaza.
De Corrientes Andresito volvió a Misiones y contra todos los pronósticos, pasó a la ofensiva desde San Nicolás derrotando a Chagas Santos hasta obligarlo a replegarse a Palmeiras. Los portugueses no tardaron en lanzar una poderosa contraofensiva y Andresito decidió marchar al encuentro de Artigas pero al intentar cruzar el Uruguay fue capturado por una patrulla enemiga que lo tomó prisionero y llevó caminando junto a muchos de sus hombres a Porto Alegre y luego a la prisión de la Lague. Fue liberado en abril de 1821  pero tras una riña callejera fue nuevamente encarcelado. Tras un nuevo calvario y un nuevo sumario aquel hombre que había dicho El derecho es el ídolo y objeto de los hombres libres por quien se ven empapados en su propia sangre, poco se sabe sobre su destino y mucho sobre la paciente labor de quienes siguen tratando infructuosamente de enterrarlo en el olvido para siempre.
Fuente: www.elhistoriador.com.ar

sábado, 29 de noviembre de 2014

El nuevo "Sistema-Mundo" por Ignacio Ramonet*

Cuando se acaban de cumplir diez años desde los atentados del 11 de septiembre y tres años desde la quiebra del banco Lehman Brothers ¿cuáles son las características del nuevo “sistema-mundo”?
La norma actual son los seísmos. Seísmos climáticos, seísmos financieros y bursátiles, seísmos energéticos y alimentarios, seísmos comunicacionales y tecnológicos, seísmos sociales, seísmos geopolíticos como los que causan las insurrecciones de la “Primavera árabe”…
Hay una falta de visibilidad general. Acontecimientos imprevistos irrumpen con fuerza sin que nadie, o casi nadie, los vea venir. Si gobernar es prever, vivimos una evidente crisis de gobernanza. Los dirigentes actuales no consiguen prever nada. La política se revela impotente. El Estado que protegía a los ciudadanos ha dejado de existir. Hay una crisis de la democracia representativa: “No nos representan”, dicen con razón los “indignados”. La gente constata el derrumbe de la autoridad política y reclama que ésta vuelva a asumir su rol conductor de la sociedad por ser la única que dispone de la legitimidad democrática. Se insiste en la necesidad de que el poder político le ponga coto al poder económico y financiero. Otra constatación: una carencia de liderazgo político a escala internacional. Los líderes actuales no están a la altura de los desafios.
Los países ricos (América del Norte, Europa y Japón) padecen el mayor terremoto económico-financiero desde la crisis de 1929. Por primera vez, la Unión Europea ve amenazada su cohesión y su existencia. Y el riesgo de una gran recesión económica debilita el liderazgo internacional de Norteamérica, amenazado además por el surgimiento de nuevos polos de poderío (China, la India, Brasil) a escala internacional.
En un discurso reciente, el Presidente de Estados Unidos anunció que daba por terminadas “las guerras del 11 de septiembre”, o sea las de Irak, de Afganistán y contra el “terrorismo internacional” que marcaron militarmente esta década. Barack Obama recordó que “cinco millones de Americanos han vestido el uniforme en el curso de los últimos diez años”. A pesar de lo cual no resulta evidente que Washington haya salido vencedor de esos conflictos. Las “guerras del 11 de septiembre” le costaron al presupuesto estadounidense entre 1 billón (un millón de millones) y 2,5 billones de dólares. Carga financiera astronómica que ha tenido repercusiones en el endeudamiento de Estados Unidos y, en consecuencia, en la degradación de su situación económica.
Esas guerras han resultado pírricas. En cierta medida, finalmente, Al Qaeda se ha comportado con Washington de igual modo que Reagan lo hizo con respecto a Moscú cuando, en los años 1980, le impuso a la URSS una extenuante carrera armamentística que acabó agotando al imperio soviético y provocando su implosión. El “desclasamiento estratégico” de Estados Unidos ha empezado.
En la diplomacia internacional, la década ha confirmado la emergencia de nuevos actores y de nuevos polos de poder sobre todo en Asia y en América Latina. El mundo se “desoccidentaliza” y es cada vez más multipolar. Destaca el rol de China que aparece, en principio, como la gran potencia en ciernes del siglo XXI. Aunque la estabilidad del Imperio del Medio no está garantizada pues coexisten en su seno el capitalismo más salvaje y el comunismo más autoritario. La tensión entre esas dos fuerzas causarà, tarde o temprano, una fractura. Pero, por el momento, mientras declina el poderío de Estados Unidos, el ascenso de China se confirma. Ya es la segunda potencia economica del mundo (por delante de Japón y Alemania). Además, por la parte importante de la deuda estadouninese que posee, Pekín tiene en sus manos el destino del dólar…
El grupo de Estados gigantes reunidos en el BRICS (Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica) ya no obedece automáticamente a las consignas de las grandes potencias tradicionales occidentales (Estados Unidos, Reino Unido, Francia) aunque éstas se sigan autodesignando como “comunidad internacional”. Los BRICS lo han demostrado recientemente en las crisis de Libia y de Siria oponiéndose a las decisiones de las potencias de la OTAN y en el seno de la ONU.
Decimos que hay crisis cuando, en cualquier sector, algún mecanismo deja de pronto de funcionar, empieza a ceder y acaba por romperse. Esa ruptura impide que el conjunto de la maquinaria siga funcionando. Es lo que está ocurriendo en la economía desde que estalló la crisis de las sub-primes en 2007.
Las repercusiones sociales del cataclismo económico son de una brutalidad inédita: 23 millones de parados en la Unión Europea y más de 80 millones de pobres… Los jóvenes aparecen como las víctimas principales. Por eso, de Madrid a Tel Aviv, pasando por Santiago de Chile, Atenas y Londres, una ola de indignación levanta a la juventud del mundo.
Pero las clases medias también están asustadas porque el modelo neoliberal de crecimiento las abandona al borde del camino. En Israel, una parte de ellas se unió a los jóvenes para rechazar el integrismo ultraliberal del Gobierno de Benjamín Netanyahu.
El poder financiero (los “mercados”) se ha impuesto al poder político, y eso desconcierta a los ciudadanos. La democracia no funciona. Nadie entiende la inercia de los gobiernos frente a la crisis económica. La gente exige que la política asuma su función e intervenga para enderezar los entuertos. No resulta fácil; la velocidad de la economía es hoy la del relámpago, mientras que la velocidad de la política es la del caracol. Resulta cada vez más dificil conciliar tiempo económico y tiempo político. Y también crisis globales y gobiernos nacionales.
Los mercados financieros sobrerreaccionan ante cualquier información, mientras que los organismos financieros globales (FMI, OMC, Banco Mundial, etc.) son incapaces de determinar lo que va a ocurrir. Todo esto provoca, en los ciudadanos, frustración y angustia. La crisis global produce perdedores y ganadores. Los ganadores se encuentran, esencialmente, en Asia y en los países emergentes, que no tienen una visión tan pesimista de la situación como la de los europeos. También hay muchos ganadores en el interior mismo de los países occidentales cuyas sociedades se hallan fracturadas por las desigualdades entre ricos cada vez más ricos y pobres cada vez más pobres.
En realidad, no estamos soportando una crisis, sino un haz de crisis, una suma de crisis mezcladas tan intimamente unas con otras que no conseguimos distinguir entre causas y efectos. Porque los efectos de unas son las causas de otras, y asi hasta formar un verdadero sistema. O sea, nos enfrentamos a una crisis sistémica del mundo occidental que afecta a la tecnología, la economía, el comercio, la política, la democracia, la guerra, la geopolítica, el clima, el medio ambiente, la cultura, los valores, la familia, la educación, la juventud, etc.
Vivimos un tiempo de “rupturas estratégicas” cuyo significado no comprendemos. Hoy, Internet es el vector de la mayoría de los cambios. Casi todas las crisis recientes tienen alguna relación con las nuevas tecnologías de la comunicación y de la información. Los mercados financieros, por ejemplo, no serían tan poderosos si las órdenes de compra y venta no circulasen a la velocidad de la luz por las autopistas de la comunicación que Internet ha puesto a su disposición. Más que una tecnología, Internet es pues un actor de las crisis. Basta con recordar el rol de WikiLeaks, Facebook, Twitter en las recientes revoluciones democráticas en el mundo árabe.
Desde el punto de vista antropológico, estas crisis se están traduciendo por un aumento del miedo y del resentimiento. La gente vive en estado de ansiedad y de incertidumbre. Vuelven los grandes pánicos ante amenazas indeterminadas como pueden ser la pérdida del empleo, los choques tecnológicos, las biotecnologías, las catástrofes naturales, la inseguridad generalizada… Todo ello constituye un desafio para las democracias. Porque ese terror se transforma a veces en odio y en repudio. En varios países europeos, ese odio se dirige hoy contra el extranjero, el inmigrante, el diferente. Está subiendo el rechazo hacia todos los “otros” (musulmanes, gitanos, subsaharianos, “sin papeles”, etc.) y crecen los partidos xenófobos.
Otra grave preocupación planetaria: la crisis climática. La conciencia del peligro que representa el calentamiento general se ha extendido. Los problemas ligados al medio ambiente se están volviendo altamente estratégicos. La próxima Cumbre mundial del clima, que tendrà lugar en Rio de Janeiro en 2012, constatarà que el número de grandes catástrofes naturales ha aumentado así como su carácter espectacular. El reciente accidente nuclear de Fukushima ha aterrorizado al mundo. Varios gobiernos ya han dado marcha atrás en materia de energía nuclear y apuestan ahora –en un contexto marcado por el fin próximo del petróleo– por las energías renovables.
El curso de la globalización parece como suspendido. Se habla cada vez más de desglobalización, de descrecimiento… El péndulo había ido demasiado lejos en la dirección neoliberal y ahora prodría ir en la dirección contraria. Ya no es tabú hablar de proteccionismo para limitar los excesos del libre comercio, y poner fin a las deslocalizaciones y a la desindustrialización de los Estados desarrollados. Ha llegado la hora de reinventar la política y de reencantar el mundo.

Presentación del libro: Sabino Navarro: Pasión Revolucionaria

viernes, 28 de noviembre de 2014

Luca: El Sonido y La Furia


Luca: El Sonido y La Furia
Miércoles 3 de diciembre | 19 hs.
Museo del Libro y de la Lengua
EXPOSICIONES
Inauguración de la exposición con el espectáculo de Andrea Prodan, Pájaros.
Un cantante es, ante todo, una voz. Que reconocemos a simple escucha, estado de la memoria, vivencia del consuelo o la alegría, desazón del disgusto. Es una voz, y decir eso, es decir que es un estilo de usarla, un modo del cuerpo y de la experiencia. Es una singularidad social, un modo de maceración del estado de lo colectivo en el individuo. En la voz está la nación, la región, la clase, la lengua, el sexo. Las pertenencias múltiples en las que nos hacemos sujetos, cargamos el propio estilo, nos inscribimos individualmente en la experiencia común. En la voz de Luca Prodan estaban sus patrias y su decisión de fugar de ellas. Su saber musical y su sensibilidad rebelde. En esta muestra, a partir de objetos personales, discos, ropa, instrumentos, fotografías y grabaciones sonoras, el Museo pone en escena la dramaticidad de esa voz.
En la muestra se expondrán fotos, correspondencia, cuadernos, originales, el bajo y la valija de ropa de Luca Prodan. El visitante podrá escuchar, en algunas cajas, grabaciones desconocidas: las cartas en casetes que Luca enviaba a su familia en Europa. En esas cintas que iban desde Nono a Italia, como en sus canciones, se escucha la voz macerada en sus distintas patrias, en las travesías por músicas e idiomas escuchados con la más profunda sensibilidad

sábado, 22 de noviembre de 2014

No a la impunidad, Justicia Ya para el Pueblo Mexicano

Organizaciones civiles señalan que la situación obtuvo mayor relevancia luego de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, ocurrida el pasado 26 de septiembre.
La Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (Upoeg), reportó el lunes el hallazgo de al menos 500 cuerpos humanos plenamente identificados en el estado Guerrero, al sur de México, zona del país vinculadas con el crimen organizado.
Bruno Plácido, dirigente de la Upoeg ofreció el balance en rueda de prensa; donde destacó que la situación que se vive en Guerrero tomó relevancia internacional luego de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa el pasado 26 de septiembre.
De igual forma denunció que la Procuraduría General de la República (PGR) y el gobierno federal ha actuado con negligencia ante las denuncias realizadas por Upoeg desde 2013.
Según las estimaciones de la directora de Ciencia Forense Ciudadana, Julia Alonso Iguala podría haber otras 40 o 50 fosas, por lo que que demandó a las autoridades apresurar los trabajos de búsqueda para dar respuestas efectivas a los familiares y compañeros de los desaparecidos.
El caso de los 43 normalistas mantiene en actividad a los manifestantes y familiares de los desaparecidos; quienes dieron un plazo de seis días al presidente Enrique Peña Nieto para renunciar a su cargo, tal y como lo hicieron saber durante varios emisiones de radio.

COMUNICADO DE PRENSA: POR PRESUPUESTO PARA LA AGRICULTURA FAMILIAR

Compañeros y compañeras, los/as invitamos a participar de las actividades a realizarse el miércoles 26 de noviembre, del presente año, a partir de las 12 horas, frente al congreso de la nación para pedir la restitución del articulo 33 al Proyecto de Ley de Reparación Histórica para la Agricultura Familiar.
Recordamos que dicho proyecto de Ley ya cuenta con la media sanción de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación y el miércoles 26/11/14 se tratará en la Comisión de Agricultura de la Honorable Cámara de Senadores de la Nación.
Esperamos contar con el acompañamiento de compañeras y compañeros de la ciudad y el campo que están a favor de que la Agricultura Familiar tenga Ley y tenga presupuesto. Sabemos que la Presidenta Cristina Fernandez de Kirchner tiene una opinión favorable al respecto.
Los/as esperamos.
Abrazo
COORDINACIÓN
La actividad del proximo miercoles consiste en:
Radio abierta y festival artístico frente al Congreso Nacional: Sin presupuesto, No hay Ley
Las organizaciones de la agricultura familiar, campesina, indígena y de pescadores artesanales abajo firmantes realizaremos el día miércoles 26 una radio abierta frente al Congreso Nacional para reclamar la restitución del artículo 33 de la Ley de Agricultura Familiar, Campesina e Indígena, el cual contenía la asignación de presupuesto para la implementación de la misma.
Ante la media sanción de la Cámara de Diputados, las organizaciones del sector exigen la restitución del artículo 33 de la ley en el tratamiento que resta en el Senado.
En ese sentido, los referentes de las organizaciones afirmaron que en caso de no ser tratada la ley en el Senado en la próxima semana, realizarán una movilización al Congreso de la Nación para que se asigne el presupuesto a la ley, tal como lo habían acordado con el Presidente de la Comisión de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Cámara de Diputados de la Nación en el Consejo de la Agricultura Familiar del Ministerio de Agricultura de la Nación.
Organizaciones convocantes
ASAMBLEA CAMPESINA INDIGENA DEL NORTE ARGENTINO (ACINA), Jose Luis Castillo
MOVIMIENTO NACIONAL CAMPESINO INDIGENA – MNCI – VIA CAMPESINA, Angel Strapazzon
FRENTE NACIONAL CAMPESINO (FNC), Benigno Lopez
GRITO DE ALCORTA, Pedro Peretti
MOVIMIENTO CAMPESINO DE LIBERACION (MCL), José Livolti
MOVIMIENTO AGRARIO MISIONES (MAM), Salvador Torres
UNION ARGENTINA DE PESCADORES ARTESANALES (UAPA), Pedro Oroquieta
FEDERACION DE PEQUEÑOS PRODUCTORES DEL CHACO, Moncho Rios
ENCUENTRO NACIONAL DE ORGANIZACIONES TERRITORIALES DE PUEBLOS ORIGINARIOS (ENOTPO), Roberto Ñancucheo
FRENTE AGRARIO EVITA, Miguel Ángel Gómez
ASOCIACIÓN MUJERES RURALES ARGENTINA FEDERAL (AMRAF), Monica Polidoro
FRENTE PUCARA JUJUY (FPJ) Nelson Castillo

martes, 18 de noviembre de 2014

Un mural X Analía Arroyo. En V. Lopez, salud para todos







Analía Arroyo falleció junto a su bebé aun no nacido el pasado 20 de Junio de 2014, en la maternidad Santa Rosa (Partido de Vicente López), debido a la mala atención, desidia y discriminación. Arroyo, que se encontraba en la 41 semana de gestación, fue más de seis veces a controlar su embarazo durante los días previos al episodio. La mujer rompió bolsa el jueves 19 de junio, y cuando fue al hospital le aseguraron que todavía el bebé no tenía que nacer. En la madrugada, Analía volvió a la maternidad, pero con convulsiones. Minutos después le diagnosticaron “Muerte súbita”. 

Ante la falta de respuestas por parte de las autoridades, familiares y amigos decidieron hacer una acción por su memoria y justicia. El muralista Osvaldo Ocampo realizó este mural, con la colaboración de familiares y amigos de Analía, del barrio Las Flores (Florida Oeste), para recordar el hecho.

Realizado en Octubre de 2014.

¿Inversiones o expoliación? Por Juan Godoy*


Apuntes sobre las inversiones extranjeras en Nuestra América a partir de la mirada de Carlos Montenegro


            Tema recurrente y absolutamente actual en Latinoamérica, y en nuestro país es el papel que cumplen, pueden y que dicen cumplir las inversiones extranjeras en nuestra economía. Variados estudios acerca del tema existen que lo analizan desde diferentes perspectivas ideológicas y aspectos. Aquí pretendemos abordar los estudios acerca de las mismas que realiza el boliviano Carlos Montenegro, en tanto consideramos ha sido un personaje no grandemente difundido, más bien ocultado, y al mismo tiempo pensamos que puede ayudar a echar luz sobre la cuestión. No nos interesa (no es nuestro campo), tratar la temática propuesta a partir de una mirada económica (aunque tenga entrecruzamientos con la misma), sino la intención es considerar el papel político cumplido por el capital extranjero en los países coloniales y semi-coloniales.
            Un párrafo aparte merecen algunos aspectos biográficos que consideramos pertinente resaltar. Carlos Montenegro, personaje de Nuestra América silenciado por el aparato cultural, no por casualidad es llamado por Augusto Céspedes y Mario Baptista Gumucio como “el desconocido”, fue parte de la generación nacional de bolivianos que despiertan a la conciencia nacional en las postrimerías de la guerra entre Paraguay y Bolivia, azuzada por las petroleras durante la década del ‘30, la guerra del Chacho (de la cual participa como Auxiliar del Estado Mayor). Escritor de innumerables artículos periodísticos, varios en forma anónima y/o con pseudónimos, pensador nacional, anti-imperialista, interesado en la cuestión nacional, participe del derrocamiento de Tejada Sorzano, e influyente  en el llamado “socialismo militar” liderado fundamentalmente por Toro y Busch (tiene injerencia en la creación del Ministerio de Trabajo, la nacionalización de la Standard Oil, la creación del Banco Central boliviano, etc.), por presiones internas lo designan Delegado en Buenos Aires. En la Argentina, si bien traba relación con Borges, Storni, Gómez de la Serna, también se hace amigo de Arturo Jauretche, y probablemente de Scalabrini Ortíz (se pueden encontrar numerosos puntos de contacto entre sus obras, como asimismo con la de Hernández Arregui). Es influido también por el revisionismo histórico argentino. Funda más tarde Razón de la Patria (RADEPA), y en 1941 participa de la primera reunión de lo que sería el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR). Se niega los intentos de soborno para acallar su voz de los barones de la “rosca minera” Hochschild y Patiño. (Piñeiro Iñiguez, 2006)
En el 43 edita uno de sus más importantes trabajos: “Nacionalismo y Coloniaje” donde aborda la génesis del nacionalismo popular boliviano, sostiene allí: “este libro aspira a restablecer la verdad del devenir boliviano, desconocida o falsificada por el pensar y sentir antibolivianista con que se concibe y se escribe una grande porción de la historia patria” (Montenegro, 1943: xviii). Se desempeña como Ministro de Agricultura del movimiento nacional acaudillado por Gualberto Villaroel, pero el Departamento de Estado con algunos comunistas bolivianos presionan por su salida, y finalmente se lo designa Embajador en México, no obstante al tiempo, luego del derrocamiento y asesinato de Villaroel, vuelve a Buenos Aires como exiliado. Escribe por entonces en Sexto Continente donde lo hacía Scalabrini y Alicia Eguren entre otros. Piñeiro Iñiguez afirma que influye sobre varios grupos, como el de Puiggrós en su paso del comunismo al peronismo, o bien en Ramos en su paso a la izquierda nacional, asimismo es muy probable que haya tenido influencia directa en Juan Perón. En Bolivia en 1952 estalla la revolución del MNR, pero Montenegro ya está muy enfermo, hace grandes esfuerzos para llegar a La Paz, estrecha un abrazo con Paz Estenssoro, dicta alguna conferencia sobre la nacionalización de la minería, y pocos meses más tarde, en marzo de 1953, se apaga la luz de este luchador revolucionario. (Ibídem, 2006)
Ahora sí, vayamos a nuestro tema, y a los aportes de Montenegro al mismo. Desde su concepción, los capitales extranjeros buscan los caminos más diversos, las regiones más distantes, a partir de no poder permanecer en su “propio suelo”, ya que complicarían el desenvolvimiento de la economía local. Es el “dinero sobrante” que escapa de modo de evitar la caída del valor de la moneda. Es así que llega, sobre todo a partir del último cuarto del siglo XIX a los países de nuestra Gran Nación Latinoamericana, y ¿cuál es el objetivo de esos capitales?: “el capital extranjero vino a la América Latina, teniendo por mira principal e inequívoca la explotación de las riquezas naturales. Los servicios públicos, los créditos, el comercio y las industrias de las naciones latinoamericanas. Sin este móvil concreto, y sin tal interés directo, ni habría venido ni tendría por qué venir” (Montenegro, 1962: 7)
Pone de relevancia las argucias utilizadas por el imperialismo y las oligarquías locales a la hora de la justificación del ingreso de estos capitales foráneos, argumenta “Las explicaciones que pretenden justificar su penetración y sus privilegios atribuyéndole el don de proporcionar confort, bienestar y progreso o civilización a los pueblos, no expresan exactamente la verdad” (ibídem: 7), y diseminan por todo el “tejido social” una imagen pulcra, simpática del accionar de éstos en nuestras economías.
            Llama la atención el pensador boliviano acerca del interés constante de los capitales extranjeros en ser parte de las actividades en los países latinoamericanos, ¿por qué tamaño interés?, se pregunta, evidentemente no es por estar interesados en el desarrollo de los países dependientes, por el progreso, sino que el mismo radica en las enormes ganancias que remiten a sus países de origen.
            Con la presencia de los monopolios financieros en los países imperialistas, la gran cantidad de capitales que quedaría inmovilizada es exportada a los países dependientes, de modo que “su inversión responde exclusivamente al interés del país exportador del capital, y no al de la nación en que se invierte” (ibídem:10). De esta forma las actividades en las que se invierta serán las relacionadas al interés extranjero, y no nacional, por lo que la economía local resulta deformada. Las riquezas que se encuentras ajenas a este interés quedan en el atraso, son impedidas en su desarrollo, y las demás son expoliadas, “el efecto inmediato más importante del capital extranjero es la sofocación, primero, y luego el aniquilamiento de los sistemas productivos al cual llega” (ibídem:12) Este aniquilamiento es apuntalado por el aparato cultural se dirige a fortalecer la conciencia colonial, y a que no se desarrolle una conciencia nacional, así “en una sociedad de raíces coloniales como la de América Latina, se ha educado una inclinación psicológica decidida hacia lo extranjero” (ibídem:13). En este mismo sentido, el capital colonizador imperialista “irrumpe rodeado de una imponente pero insidiosa y falaz propaganda (…) el despliegue de esa propaganda es uno de los disfraces inconfundibles”. (ibídem:24)
El ejemplo de los ferrocarriles, larga y profundamente tratado por Raúl Scalabrini Ortiz en los estudios que le valieron el ostracismo del aparato cultural, es ilustrativo de la cuestión, pues no es el mismo papel que cumplen los ferrocarriles en los países desarrollados, o a los cuales se los pretende desarrollar, que el que cumplen en los países coloniales y semi-coloniales bajo la injerencia imperialista, con su trazado en abanico, “la gigantesca tela de araña que aprisiona a la mosca que es la nación”, en tanto,  fundamentalmente a través de la “política de tarifas” (subiendo y bajando el costo del flete según su conveniencia), se traba el desarrollo de estas naciones dominadas directamente, o con una independencia que solo es formal, se las mantiene en el primitivismo agropecuario, como exportadora de materias primas a las metrópolis, e importadora de los bienes manufacturados. Tengamos en cuenta entonces que los capitales extranjeros no son “invertidos” en cualquier actividad económica, sino en las que robustecen la dominación.
Las grandes ganancias que se producen en el país dependiente no quedan allí, sino que se dirigen al país opresor. En las naciones coloniales y semi-coloniales solo queda expoliación, miseria, desocupación, etc., además de su estructura económica dependiente deformada por el imperialismo, e imposibilitada del desarrollo industrial, necesario para ser una nación plenamente soberana. Bastos ejemplos del saqueo imperialista tenemos en nuestro Continente. Dejar de lado la quimera del beneficio de las inversiones extranjeras y el crédito externo es el camino que nos marca este pensador boliviano olvidado. Numerosos ejemplos también tenemos por estas tierras de movimientos nacionales-populares que apuntaron al rompimiento de la dependencia, a la nacionalización de la economía como forma de avanzar hacia la liberación nacional y a la construcción de una sociedad más justa.


*Sociólogo (UBA).
Bibliografía
Montenegro, Carlos. (1943).  Nacionalismo y coloniaje. Su expresión histórica en la Prensa de Bolivia. Buenos Aires: Ed. Autonomía.
Montenegro, Carlos. Las inversiones extranjeras en América Latina. Buenos Aires: Coyoacán.

Piñeiro Iñiguez, Carlos. (2006). Pensadores Latinoamericanos del Siglo XX. Ideas, utopía y destino. Buenos Aires: Siglo XXI (editora iberoamericana).

sábado, 15 de noviembre de 2014

Comunicado del Frente Nacional Campesinos. Compañeros a tomar posición!

Ley de Agricultura Familiar
Señora Presidenta Cristina Fernandez de Kirchner, celebramos la media sanción del proyecto de Ley de la Agricultura Familiar campesino, indígena, pero lamentamos mucho que el Proyecto de Ley de la Agricultura Familiar aprobado en diputados no tenga presupuesto. El Ministerio de Agricultura Ganadería y Pesca no dispone de los recursos necesarios para la Agricultura Familiar, es pobreza lo que se distribuye. Que paso con los $ 1.500.000.000 que se acordó como presupuesta inicial para la Ley? De quien fue la decisión política de quitar el presupuesto del proyecto de Ley? Que se puede hacer con la ley sin plata para el sector campesino, indígena y de la pesca artesanal?
Solicitamos que se tomen las medidas que correspondan para que esta Ley tenga presupuesto, de lo contrario pareciera una burla...
En resumen es impresindible que la Agricultura Familiar campesino e indigena cuente con una Ley y tambien cuente con presupuesto para el desarrollo del sector.
Agradecemos a todos/as los que hicieron y hacen su aporte para la A. F.
Atentamente. Benigno López

Cumplimos en difundir esta propuesta que va en el sentido de apostar a la soberanía alimentaria. 

Pedagogía y política Lazos entre los pensamientos de Saúl Taborda y Arturo Jauretche

Carla Wainsztok* - Juan Godoy **



Resumen:

Los pensamientos de Arturo Jauretche y Saúl Taborda encuentran múltiples puntos de contacto que en general no son explicitados en los abordajes tanto de la figura del escritor de Lincoln, como del cordobés. A pesar que incluso ambos pensadores charlaron en alguna ocasión, no obstante la muerte de Taborda en el ’44, dejó inconclusa la posibilidad que esa relación lograra estrecharse. Sostenemos aquí que, de todas formas, sus pensamientos continuaron esa relación (esos vínculos), más allá de la desaparición física del cordobés.

Consideramos a Taborda como el pedagogo, y Jauretche como el pensador netamente político (no obstante el posible entrecruzamiento de las categorías). Jauretche logra hacer “rodar” por las calles conceptos teóricos, mientras que en Taborda ese logro no aparece, lo cual nos lleva a preguntarnos ¿Existen temporalidades distintas entre la pedagogía y la política?¿entre la pedagogía y la divulgación?

Es en este sentido que pretendemos aquí revalorizar estas dos figuras, y establecer lazos entre las ideas, conceptos de ambos autores. Así aparecen la colonización pedagógica, y la expoliación económica, las diversas falsificaciones, la revisión de la historia, la participación en la reforma del ’18, el vínculo entre docentes y estudiantes, la literatura y la política, el papel de las masas en la historia, etc. Ambos autores nos hacen un llamado a pensar/nos desde nuestras realidad, creando categorías, conceptos desde y para Nuestra América.





Pedagogía y política

Lazos entre los pensamientos de Saúl Taborda y Arturo Jauretche

Carla Wainsztok[*] y Juan Godoy **



“la mayoría de los dirigentes estudiantiles tenía esa característica de la inteligencia argentina: nutridos de literatura de importación no comprendían a los movimientos populares. Eran históricamente unitarios y además, y esto es fundamental, los instrumentos que hacían el prestigio estaban en manos de los liberales. Así, los reformistas universitarios se afiliaban a los partidos anti-radicales y hacían los mismos chistes que “La Mañana” o “La Fronda”. En esta materia sólo conocí a un hombre de izquierda que era discreto y reservado, posiblemente el intelecto más auténtico que tuvo la Reforma universitaria, oscurecido por no tener prensa: Saúl Taborda” (Jauretche, citado en Galasso, 2005: 360)



Introducción

En el 2014 se conmemoran 70 años de la muerte de Saúl Taborda y 40 de la muerte de Arturo Jauretche. La idea de este texto es celebrar sus vidas y obras. Un hilo no tan secreto reúne estas trayectorias:pensar y escribir desde el Sur. Ambos denuncian las diversas formas de colonización que se imponen en Nuestra América: expoliaciones económicas y colonizaciones culturales. Y como consecuencia de estas colonizaciones la “falsificación” de la vida, la pedagogía, la economía y la historia.

Desde hace una década, y en consonancia con los cambios políticos en la región, que pugnan por dejar atrás la “larga noche” neoliberal, hay una “vuelta a Jauretche”, que había sido ávidamente leído en los años 60’s y tempranos 70’s, por la juventud y los trabajadores incorporados a la lucha por la liberación nacional, pero había sido llevado a la categoría de maldito (personajes silenciados por la superestructura cultural), a partir de la última dictadura cívico-militar. Consideramos que esta importancia que ha recobrado es muy merecida, aunque resaltamos que todavía la re-valorización no se expresa en las academias tradicionales, más preocupadas por el último “grito” de la moda del pensamiento europeo y/o norteamericano, que por procurar comprender nuestra compleja y particular realidad desde categorías propias, sin negar aportes que puedan surgir en otras latitudes, pero no incorporándolos acríticamente, sino más bien en relación a nuestras necesidades, pues como afirma John William Cooke, se trata de una construcción propia “sin trasladar mecánicamente conclusiones que fueron válidas en otro cuadro histórico social; a nadie se le ocurre que tenga que ser una construcción hecha con elementos conceptuales surgidos como productos nativos. Lo que hace que una ideología sea foránea, extraña o exótica, antinacional, no es su origen sino su correspondencia con la realidad nacional y sus necesidades” (Cooke, 2009: 155)

Mientras esta reivindicación de Jauretche, el gran pensador Saúl Taborda es abordado y conocido sólo en el campo pedagógico y en su Córdoba natal. Roberto Ferrero argumenta al respecto del silenciamiento que Taborda “es un desconocido para las nuevas generaciones de argentinos. Su voz fue apagada por las grandes fuerzas anti-nacionales que operaban durante la década infame… Sin embargo, Taborda ejerció un magisterio patriótico como el de Scalabrini Ortíz y Arturo Jauretche” (Ferrero, 1988: 11).  Nos inquieta pensar sobre los tiempos pedagógicos y los tiempos de la política. Nos preguntamos: ¿Existen temporalidades distintas entre la pedagogía y la divulgación?

No es nuestra intención cuestionar la divulgación. Muy por el contrario, en el divulgar está el vulgo, el pueblo, lo popular. Jauretche a un concepto teórico lo hizo rodar en las calles.

¿Qué sucede cuando un concepto rueda en las calles? ¿Ya no es sólo un concepto? ¿Es una voz propia y popular? ¿Un nombre? ¿Un eco? ¿Y cuántos conceptos aún están enclaustrados?



Saúl querido



Saúl Taborda nació el 9 de noviembre de 1885 en Córdoba y murió, en la misma provincia, el 2 de junio de 1944. Falleció en las vísperas del advenimiento del peronismo, quizás este sea uno de los elementos por el cual permanece en las sombras. En 1908 se mudó a La Plata donde se recibió de abogado. Por entonces publica un libro de poesía y prosa llamado “verbo profano”, y también cuatro  obras de teatro: “El mendrugo”, “El dilema”, “La obra de Dios”, y “La sombra de Satán”. En 1918 publica una novela “Julián Vargas” calificada por su biógrafo, Roberto Ferrero como “una gran novela anti-oligárquica”. Aquí termina su vida literaria, se sumerge en las luchas políticas y en los estudios pedagógicos, así como tantos otros deja de lado las letras, siguiendo lo que decía Homero Manzi, “dejar de ser un hombre de letras, para hacer letras para los hombres”, por eso al igual que Scalabrini Ortíz que había escrito El Hombre que está solo y espera, Jauretche mismo con El Paso de los Libres, poema gauchesco, o bien  Hernández Arregui que había escrito Siete notas extrañas abandona el camino literario. Este abandono de las letras, implica renunciar a los “honores” que pertenecer a “ese mundo” trae aparejado, y también explica el silenciamiento y el ostracismo posterior. El escritor de Lincoln afirma al respecto: “hay una receta para recorrer el camino del triunfo literario que es traicionarse a sí mismo, traicionando al país. Entonces, si se tiene algunas aptitudes técnicas, se llega después a La Nación de los domingos, de allí a la revista Sur y a los premios literarios, cátedras, etc. Esto no tiene nada que ver con la literatura comprometida y no comprometida. El compromiso es el de no comprometerse con la nación real… Para triunfar hay que comprometerse… a no comprometerse” (Jauretche, 2004: 71)


De esta forma, en 1921 fue nombrado rector del Colegio Nacional de esa ciudad (a donde llevó sus ideas reformistas), del cual es obligado a renunciar por considerar que su trato amistoso y “poco formal” con los estudiantes es “anarquizador”. En 1923 viajó a Europa, estudió con Paul Natorp (“padre” de la pedagogía social), donde permaneció hasta 1927. A su regreso se dedicó a la docencia. En 1942 fue designado Director del Instituto Pedagógico de la Escuela Normal Superior de la provincia de Córdoba.

Sus primeros textos, como decíamos, son literarios, luego comienza a incursionar en el ensayo. En este trabajo rescatamos los pedagógicos, “viéndolo bien, cada acto pedagógico práctico supone algo permanente y constante que no depende de circunstancias ni de actores. Esa constante es una significación, y como significación, se concreta de modo puramente pedagógico cada vez que el maestro y el educando se ponen en relación” (Taborda, 2011:177).

La pedagogía es una relación, donde se juega la posibilidad de crear un vínculo amoroso o no dentro de las aulas. Podemos construir sueños o pesadillas en tanto seres inconclusos. Pedagogías de la ternura o la crueldad. 

Taborda nos propone reflexionar y problematizar sobre los vínculos entre docentes y estudiantes. Afirma que “Un estudiante frente a un maestro constituye ahora la enunciación de un teorema tanto más difícil de ser resuelto cuanto más simple y sencillo parece. Primeramente, se exige establecer el derecho que asiste al maestro para enseñar; después se necesita saber cómo y de qué modo ha de comportarse el maestro en el desempeño de su tarea. ¿Es que él transmite conocimientos a su docendo? ¿Es que él debe concretarse a fomentar en el niño el proceso de la invención? ¿Es que hay que reconocer que la actitud precede del crear -ser autor- y que, consiguientemente, siendo el niño el que crea en el acto educativo, es él el depositario legítimo, el único dueño de su autoridad? ¿Es que la antinomia autoridad-libertad se resuelve en un actotisi, un acto de conciencia? ¿O cabe todavía una distinta posición basada en el examen fenomenológico del acto educativo?” (Taborda, 2011:51).

Si la pedagogía es un texto, una trama, un entramado de sentires y pensares, nos proponemos desenrollar esta madeja con una serie de preguntas: ¿Para qué enseñar? ¿Qué (es) enseñar? ¿A quiénes? Y ¿cómo (es) enseñar?

Al enseñar y aprender nos humanizamos o no. El secreto de la humanización y la deshumanización está en nuestros valores. Pensar en una educación para todas y todos nos humaniza. Todas y todos podemos leer, escribir, dibujar, hacer música. Por eso lo que denominamos pedagogías latinoamericanas tienen como sustrato nosotras/os podemos”. Por ello el nombre de las alfabetizaciones en Nuestra América sea yo sí puedo.

Creemos que en estos tiempos latinoamericanos es necesario ir por más: proponemos alfabetizaciones latinoamericanas. Es decir conocer nuestras historias, nuestras filosofías, nuestras pedagogías. Tomar una posición desde y para Nuestra América. En este sentido resuenan las palabras de José Martí, que había sostenido: “la universidad europea debe ceder a la universidad americana. La historia de América, de los incas hasta acá, ha de enseñarse al dedillo, aunque no se enseñe la de los arcontes de Grecia. Nuestra Grecia es preferible a la Grecia que no es nuestra”. (Martí, 2005, 12).

Las temporalidades se mezclan, juntan,  y agitan, el profesor cordobés nos sigue diciendo “a cien años de distancia del heroico gesto de nuestros antecesores, el homenaje más grande que podemos y debemos tributarle es confirmarlo de modo indestructible en esta hora de suprema incertidumbre, de angustia universal. Nunca instante más propicio que el presente para afirmar ante la faz del mundo que si Europa ha llenado veinte siglos de la Historia, el Futuro pertenece por entero a la gloria americana. Cien año hace que nos dijimos libres comencemos a serlo!. Seamos americanos. Seamos americanos por la obra y la idea. Ahora o nunca. ¡Ahora o nunca más! O simples factorías al servicio de Europa, o pueblos independientes al servicio del ideal! He ahí la alternativa. ¡América, la hora!” (Taborda, 2009:9). Recordemos que el Manifiesto Liminar de la Reforma del ’18 hablaba que estábamos pisando una “hora americana”.

¿Si no nos conociéramos, ¿cómo haríamos para humanizarnos? ¿Cómo enseñar que no somos, que no estamos siendo? ¿Qué voz puede pronunciar no existo? ¿Cómo tener voz propia sin nombrarnos?

Aprendemos, enseñamos, leemos, escribimos para poblar de palabras los silencios de las conquistas y sus pedagogías de la crueldad. Habitar las escuelas, las universidades para humanizarnos y humanizarlas.

Taborda participó activamente de la Reforma Universitaria, deseaba que fuera más allá de los “claustros” y llegará a todos los niveles educativos. El pedagogo cordobés sostenía, “el movimiento de renovación iniciado en el año 18, si no quiere concretarse a ser una vana intentona referida a los estudios universitarios, no puede olvidar que toda la enseñanza -jardines de infantes, escuelas primarias, colegios normales, liceos, colegios nacionales- está todavía en manos de pedagogos que sirven a una pedagogía sobrepasada y que, mientras siga así, nada de bueno se puede hacer en orden a los llamados estudios superiores” (Taborda, 2011:47).

Cuestionaba Taborda la falta de maestros en la universidad y la necesidad del autoritarismo como consecuencia de la carestía de referentes. En el manifiesto Liminar que hacíamos referencia anteriormente aparece expresada esta misma idea: “Toda la educación es una larga obra de amor a los que aprenden (…)queremos arrancar de raíz en el organismo universitario el arcaico y bárbaro concepto de Autoridad que en estas Casas es un baluarte de absurda tiranía”.  Un/una docente no tiene que “temer a la libertad”.

¿O sí, ¿temen a la libertad? Veamos, “¿Qué hicieron entonces los pedagogos de profesión? ¿Qué dijeron a la juventud insurreccionada que los negaba enérgicamente en Córdoba, en Buenos Aires, en Santa Fe y en La Plata? ¿Qué nuevas orientaciones qué rectificaciones propusieron a su disciplina ante la prueba rotunda de la violencia que descalificaba la obra de su docencia? ¿Qué solución ofrecieron a la crisis los normalistas de Paraná, los egresados del Instituto Nacional de Profesores de Buenos Aires, los cienciados de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Plata? Casi todos, si no todos recurrieron a la prudente sabiduría del buen callar. Enmudecieron los viejos maestros. Enmudecieron interrumpidos en sus augustas labores por la estudiantina rebelde, como sacerdotes antiguos sorprendidos en pleno ritual por el asalto a la barbarie. Debió parecerles un sacrilegio sin precedentes la actitud de la turba docenda que destruía, delante de ellos, la obra de tantos y tan largos años de arduos desvelos y de sostenida dedicación”(Taborda, 2011:47).

A Taborda lo envolvía el espíritu de la “Escuela Activa”: vitalismo y actividad. Para él, el trabajo no se relacionaba con lo estrictamente económico;  porque tiene valor en tanto la experimentación, lo experimental. “Pero la idea de trabajo como principio educativo consagrado por la docencia soviética es extraña a las concepciones pedagógicas occidentales. Dicho de otro modo, es una deformación de estas concepciones. Pues, al poner el trabajo al servicio de una escuela de producción olvida que la misión de la enseñanza no radica en la producción de bienes económicos sino en el despertamiento de las fuerzas educativas” (Taborda, 2011:153).

Nos preguntamos entonces: ¿Qué significa la experimentación, el trabajo y la vitalidad? “la experiencia que todo esto supone es traída a la escuela y la escuela, perdiendo el carácter libresco que la ha distinguido siempre bajo el influjo de la concepción intelectualista, se convierte en laboratorio” (Taborda, 2011:153).

La escuela-taller, el aula-laboratorio, superan al intelectualismo, al enciclopedismo, “dicho en otros término, mientras que la enseñanza intelectualista se basa sobre el principio de la división social del trabajo según el cual el intelecto manda y dirige y el cuerpo obedece y trabaja, con sus correspondientes clases sociales y supuestos antropológicos individualistas, la enseñanza basada sobre el trabajo recupera el ser en común por la mediación de la obra producida” (Casali, 2012:129).

Saúl Taborda quería reunir el cuerpo con la razón y el estar-con-otros, . esta juntada es uno de los principios de las pedagogías latinoamericanas. Unir nuevamente lo que la Modernidad separó.  Argumenta Quijano “con Descartes lo que sucede es la mutación del antiguo abordaje dualista sobre el ‘cuerpo’ y el ‘no cuerpo’. Lo que era una co-presencia permanente de ambos elementos en cada etapa del ser humano, en Descartes se convierte en una radical separación entre ‘razón/sujeto’ o ‘cuerpo’. La razón no es solamente una secularización de la idea de ‘alma’ en el sentido teológico, sino que es una mutación en una nueva id-entidad, la ‘razón/sujeto’, la única entidad capaz de conocimiento ‘racional’, respecto del cual ‘el cuerpo’ es y no puede ser otra cosa que ‘objeto’ de conocimiento. (…) De ese modo, en la racionalidad eurocéntrica el ‘cuerpo’ fue fijado como ‘objeto’ de conocimiento, fuera del entorno del ‘sujeto/razón’ (Quijano, 2003:224).

De esta manera, la razón y las ideas están a salvo, pero los cuerpos no. Las pedagogías latinoamericanas intentan suturar esta fisura, este pensar dual y binario. Se trata de unir nuevamente el cuerpo con la razón. El pensar con el sentir. Lo “ajeno” con lo “propio”.

La conquista, como proceso social-cultural, introduce la idea de raza. Con la conquista nace la gramática racial y racista. Así “la idea de raza, en su sentido moderno, no tiene historia conocida antes de América. (…) muy pronto fue construida como referencia a supuestas estructuras biológicas diferenciales entre esos grupos. La formación de relaciones sociales fundadas en dicha idea, produjo en América identidades sociales históricamente nuevas: indios, negros y mestizos y redefinió otras. Así términos como español y portugués, más tarde europeo, que hasta entonces indicaban solamente procedencia geográfica o país de origen, cobraron también, en referencia a las nuevas identidades, una connotación racial Y en la medida en que las relaciones sociales que estaban configurándose eran relaciones de dominación, tales identidades fueron asociadas a las jerarquías, lugares y roles sociales correspondientes, como constitutivas de ellas y, en consecuencia,  al patrón de dominación colonial que se imponía. En otros términos, raza e identidad racial fueron establecidas como instrumentos de calificación social básica de población” (Quijano, 2003:202).

La pedagogía de la crueldad nació con la Conquista de América. El Requerimiento es una suerte de “primer manual”. Con la colonización se impuso la cultura del yo no puedo. Yo no puedo pensar, escribir. El yo no puedo como gran metáfora de una cultura colonizada. En Nuestra América, las pedagogías de la libertad, de la autonomía, de las esperanzas nacen de las resistencias al opresor. Afirma Taborda: “mientras la pedagogía de la era periclitada, o en vías de periclitar, se propuso formar técnicos, declara la nueva pedagogía que va a proponerse formar niños. Mientras aquella quiso llegar al adulto, forzando la niñez y la adolescencia, sostiene ésta que no existe otro camino para llegar al idóneo que el de la niñez y la adolescencia. Su problema no es ya el de la capacidad mera y simple, primero queremos niños, después queremos idóneos” (Taborda, 2011:49).

¿Las profesoras y los profesores nos hemos olvidado de nuestras infancias? ¿Puede ser que nuestra formación docente se olvide que las niñas y los niños están siendo sencillamente niñas y niños? O tal vez, ¿nuestra formación docente se sobreimprime a nuestra formación familiar?

¿Será que cuando un/a docente condena a un/a estudiante, se está condenando a sí misma/o? ¿Será que al no reconocer a las/os estudiantes, como sujetos capaces, está negando su propia capacidad?

A partir de varios autores (Assman, Quintar, Freire) se puede afirmar que el vínculo pedagógico amoroso potencia los saberes, las curiosidades, las inquietudes. Habilita el soñar, el imaginar junto a todas las otras tareas y conocimientos escolares, “la Pedagogía surgió del cariño de los padres y de los deseos de supervivencia y las formas de convivencia que la especie humana aprendió a configurar para servirle de nichos vitales. Este origen de la relación pedagógica no puede ser olvidado en función de los contextos habilitadores de existencias ya adultas, porque en cada vida humana ese origen se repite y constituye una influencia determinante” (Assman, 2013:48).

La pedagogía de la ternura comparte miradas y objetivos con la “pedagogía de la potencia”, “entender que la construcción de conocimiento tiene como condición asumir la búsqueda permanente de actos de con-ciencia, implica reconocer que hay un mundo latente, magmático e in-conciente que constituye al sujeto individual y social. Implica reconocer otros espacios simbólicos de búsqueda que expliquen comprensivamente a la realidad subjetiva y colectiva: implica, sobre todo, reaprender a leer más ampliamente el mundo, me refiero al campo emocional, afectivo, que en la lógica civilizatoria de la razón positiva está vedado, implica considerar que los esclavos tienen también formas de resistencia que configuraron el mundo del amo –para construirlo o destruirlo-, que no es sólo el imago del amo que hace el mundo, asumir es estar en ese imaginario y negar que hay algo más allá de ese mundo que se impone”(Quintar, 2004:10).

También mundos, cosmovisiones, con la concepción de educación problematizadora de Paulo Freire,“cuanto más se problematizan los educandos, como seres en el mundo y con el mundo, se sentirán mayormente desafiados. Tanto más desafiados cuanto más obligados se vean a responder al desafío. Desafiados, comprenden el desafío en la propia acción de captarlos. Sin embargo, precisamente porque captan el desafío como un problema en sus conexiones con otros, en un plano de totalidad y no como algo petrificado, la comprensión resultante tiende a tornarse crecientemente crítica y, por esto, cada vez más desalienada” (Freire, 1980:92).

Incluso Freire y Taborda coinciden en lecturas filosóficas. “La educación problematizadora se hace, así, con esfuerzo permanente, a través del cual los hombres van percibiendo, críticamente, como están siendo en el mundo en que y con qué están” (Freire, 1980:94). Para el pedagogo cordobés la comunidad es“comunidad existencial –antropológica (…) la comunidad del hombre que está en el mundo, del hombre que ‘es con otros hombres’” (Taborda, 2011:254).  

Este ser en el mundo y con otros hombres presume: “Conocer es expresar el ser” (Taborda, 2011:254). Este conocer es un conocer indagador. Expresa Taborda que “el hombre está en el mundo. Inmerso en las cosas que lo rodean, que lo envuelven, que lo traen y lo tienen, él se vuelve a las cosas y pregunta a las cosas. Experimenta. Experimenta el mundo porque el mundo tiene sentido. Pero, primeramente, ese sentido es oscuro y secreto. Por eso, cada vez más ávido de claridad, pregunta el hombre a las cosas. Múltiples son sus preguntas, Múltiples como las vivencias inmediatas con las que tantea su mundo. Pregunta también por el mismo, pues, en cierto momento, él llega a ser un problema cuyo sentido ha de descifrar” (Taborda, 2011:252).

Veinte años después un pedagogo brasileño afirmó: “una vez más los hombres, desafiados por la dramaticidad de la hora actual, se proponen a sí mismos como problema. Descubren que poco saben de sí, de su ‘puesto en el cosmos’, y se preocupan por saber más. Por lo demás, en el reconocimiento de su poco saber de sí radica una de las razones de esa búsqueda. Instalándose en el trágico descubrimiento de su poco saber de sí, hacen de sí mismos un problema. Indagan. Responden y sus respuestas los conducen a nuevas preguntas” (Freire, 1980:37).

Es que ambos pedagogos retomaron las ideas de un filósofo alemán, que sostiene que “cuando el hombre se ha colocado fuera de la naturaleza y ha hecho de ella su ‘objeto’ -y ello pertence a la esencia del hombre y es el acto mismo de la humanificación- se vuelve en torno suyo estremeciéndose, por decirlo así, y pregunta ¿Dónde estoy yo mismo? ¿Cuál es mi puesto? (…) Descubre en esta mirada la posibilidad de la ‘nada absoluta’; y esto le impulsa a seguir preguntando ‘¿Por qué hay un mundo? ¿Por qué y cómo existo yo?’ (Scheler, 1938:111). Este hombre, esta persona, este sujeto posee la “disposición y facultad de producir y configurar formas siempre nuevas del pensamiento y la intuición, del amor y la valoración” (Scheler, 1938:69).

Este estar-siendo-con-otros, esta idea de humanización implica la denuncia a la colonización. Los aportes de Taborda no se ciñeron al campo exclusivamente pedagógico (aunque nos vengamos centrando en estos) sino que analizaron la realidad social, y nuestra historia.

Igual que Scalabrini Ortíz, denunciaron la presencia del imperialismo que en la época realmente tenía injerencia en nuestro país, a saber: el británico. Establece el cordobés que “el imperialismo inglés se ha formado mediante la colonización. En la conciencia de todo inglés el prestigio del imperio está esencialmente ligado a la dominación en la India, el extenuado país que por la extensión de su territorio y por el número de sus habitantes es tan vasto como Europa (...) Naturalmente, toda empresa de colonización va acompañada de justificativos elevados. Las potencias políticas que la acometen se remiten siempre a propósitos escogidos. El verbo que da nombre al acontecimiento procede del verbo latino colo, colon, cultum. Porque para el romano colonizar era poner planta, una planta de ciudad en un suelo extraño con fines de dominio y de cultura. Por su origen etimológico es, pues, tanto como salida del suelo patrio hacia fuera” (Taborda, 2011:410).

El no cuestionar o problematizar los conceptos pensados en otros tiempos o espacios, trasplantarlos sin más, tiene -algo de- colonialidad. Colonialidad de las ideas y de los cuerpos. Por eso Taborda sostiene que “la colonización es un fenómeno que alude al sometimiento de un inferior, de un impar, porque comienza afirmando una desigualdad entre colonizador y colonizado, y por esto mismo se propone reemplazar con nuevos servidores a servidores promovidos a rango superior en el orden jerárquico de la nación (…) La colonización es siempre la introducción violenta de una nación en un pueblo débil. Esa introducción crea una situación en la que el pueblo sojuzgado no puede estructurar  los ideales de su etnos y en base a tal sacrificio de la autonomía es que pueblos como la India no pueden recuperar su carácter como nación” (Taborda, 2011:411).

¿Qué decir entonces de transplantar un sistema educativo?  “La estrechez de miras de la educación de la burguesía, la falta de hábito de pensar de las naciones americanas las ha determinado siempre a aceptar sin examen lo peor de la pedantesca pedagogía de importación” (Taborda; 2011:135).

La pedagogía de importación es el resultado de una vida falsificada. En 1935 Taborda publicó la revista Facundo. Ese mismo año comenzó a salir la Revista Señales (proto-forjista), y el 29 de junio nació Forja. Un diagnóstico similar recorre los textos. Aparece fuerte la idea de la falsificación, de la expoliación económica que conjuntamente con la colonización pedagógica que ha deformado todos los campos en nuestro sometido país, “desde hace un siglo arrastramos una vida falsificada. Falsificada es nuestra política que manejan mesnadas que desconocen y bastardean el principio esencial de la autodeterminación de los pueblos, falsificada es nuestra ciencia que prefiere el rigor de la disciplina filosófica, la técnica mera y simple puesta al servicio de la ganancia profesional, tanto más profícua cuanto menos se sabe responsable; falsificado es nuestro arte y nuestro pensamiento que no se nutren de la continuidad espiritual impresa en el idioma sino que se concretan a ser sombras chinescas de otros pueblos que labran con amoroso tesón las canteras de sus viejas culturas, falsificados nuestros hábitos y nuestras costumbres, antaño, sobrios y fuertes, estregados, hoy, por un falso refinamiento que multiplica las necesidades civilizadas en procura del consumo por la ganancia que supone; falsificado es nuestro concepto del trabajo que no es ya función del hombre al servicio de la comunidad sino sacrificio impuesto por el afán de lucro que lo explota y lo degrada, falsificada es nuestra economía que ya no es la economía de monopolio de la metrópoli española, pero que es el feudalismo capitalista que maneja a su arbitrio y voluntad el fondo económico de que se forman los elementos vitales de las comunidades; falsificado es nuestro sistema institucional a cuya sombra de manzanillo nuestra vocación federalista y comunal languidece afrentada por la limosna de la pañota que le arroja al poder central enriquecido con el empobrecimiento de las provincias, pero empobrecido el mismo por su total carencia de la comprensión de nuestro destino” (Taborda, 1994:23-24).

La respuesta a esta falsificación es “el advenimiento de la era facúndica” (Taborda, 1994:24). Pero, ¿por qué Facundo? “Mientras más se agudiza la crisis en la que se hunde el materialismo capitalista, encenegado hasta el hocico en la idolatría de Mammon, más claramente vamos viendo que, por lo que concierne a nosotros, fueron los caudillos -si los caudillos, esos magníficos ejemplares humanos retoñados en raigón castellana en tierra americana- los auténticos portadores de la voluntad de Mayo (…) Facundo es la expresión más alta de la vida comunal, la perfecta relación de la sociedad y del individuo concertada por el genio nativo para la eternidad de su nombre” (Taborda, 1994:21).

Taborda construyó una línea pedagógica y política: Mayo-los caudillos, tomando una senda diferente a la de la historiografía liberal, comenzó a hacer (se) preguntas por el secreto que encierra el asesinato de Facundo. “¿Qué significación tiene hoy, al cabo de un siglo, la tragedia de Barranca Yaco? ¿Envuelve un imperativo de examen de conciencia en miras a una rectificación de los rumbos ideales de nuestra vida, o es una mera casualidad el que su centenario se cumpla en una hora, preñada de incertidumbres, en las que las instituciones fundamentales vacilan y ceden como heridas de irremediable falencia?” (Taborda, 1994:16).

También se interrogó por su biógrafo: “cuando Sarmiento se empeñó en que las comunas argentinas cobraran unidad política, hizo política, y política facúndica; pero la hizo en nombre de una cultura de la colonización que hoy a la luz de lo facúndico, consideramos inadecuada. En nada se patentiza mejor su equivocada actitud que en la tesonera afirmación de sus pobres ideas pedagógicas con las que disimuló un propósito más político que pedagógico, conducido de acuerdo a la táctica puesta en vigencia por las ideas docentes de Condorcet. Para allanar el camino a la unificación nacional, su espíritu vehemente y alucinado comenzó negando a Facundo. Convencido de que Facundo constituía el obstáculo más serio para la unidad anhelada, cometió el error de no ver que Facundo, -'lo facúndico'- era la única y la más segura condición de esa unidad. Aún habiendo alcanzado que Facundo era el poseedor del secreto y de la clave de nuestra vida, se dio a la extraña tarea de condenar nuestra vida al negar su secreto y su clave. Facundo se negó a sí mismo. Se negó a sí mismo en un duelo paradojal consigo mismo” (Taborda, 1994:16). Aparece la dicotomíacivilización y barbarie que Jauretche considera (como veremos) una zoncera, la madre de todas las demás.

Se inquietó por lo extraño y lo propio. Para el pedagogo cordobés, antes de 1810, ya existía una comunidad “esa comunidad estaba estructurada y dispuesta como entidad para la historia y su evidente vocación política era el intercomunalismo federalista. Sobre esas estructuras y esa vocación debimos afianzar la organización nacional. Sobre esas notas peculiares y distintivas debimos crear instituciones originales, expresivas de la idiosincrasia nativa. Pero fuerzas extrañas nos determinaron a proceder de otro modo, y, pagando tributo a las sugestiones alucinantes de la civilización europea surgida de la disolución del orden medioeval, nos dimos a la tarea de casar apresuradamente doctrinas contradictorias” (Taborda, 1994:17).

La educación está siendo las memorias, las tradiciones y las revoluciones. Este entramado no está cristalizado, es un magma que construye desde “lo propio” y recupera desde “lo extraño”,  “esta exigencia no importa una negación de la legitimidad de la introducción del inventario de productos espirituales decantados en países extraños. El espíritu que es tradición y revolución es también comunicación, pues, la posibilidad de esa injerencia pero, en cuanto concierne a la legitimidad de esa introducción, ella está inexorablemente condicionada por la tradición; pues ahí donde ésta es negada y declarada en falencia, el trabajo del espíritu se detiene y oblitera en virtud de la ausencia de la memoria que es de su esencia. Nada se crea ex nihilo” (Taborda, 2011:453).



Y en eso llegó Jauretche



Arturo Jauretche nació en Lincoln, en 1901 y murió en la ciudad de Buenos Aires en 1974. Hace su ingreso a la política por el conservadurismo, participa del Alsinismo, de ahí que en sus años mayores dijera Don Arturo que estaba haciendo el camino inverso a la mayoría de los políticos, él subió al caballo por derecha y se estaba bajando por izquierda. La revolución mexicana lo despierta del sueño conservador, observa a las masas, y piensa que son éstas las que hacen la historia. Así, con el advenimiento del yrigoyenismo, como primer movimiento nacional-popular se va a incorporar rápidamente al mismo. Participa de la reforma del ’18, pero desde Buenos Aires, luego es crítico de la misma en tanto se desliga de las necesidades nacionales. Luego de protagonizar un alzamiento en Paso de los Libres escribió el poema homónimo. Poco tiempo después, en 1935 fue miembro fundador de FORJA, la cual se disolvió tras el 17 de octubre. Fue presidente del Banco de la Provincia de Buenos Aires hasta 1950. Al derrocamiento del peronismo se lo encuentra nuevamente conspirando contra los usurpadores del poder. En 1957 publicó “Los profetas del Odio” y en 1967 incorporó una segunda parte “La colonización pedagógica”. Apoya al frondicismo, pero ante la rápida claudicación del mismo, se desencanta y lo critica. En 1968 editó “Manual de Zonceras. Cercano a la Tendencia Peronista, en 1973 fue director de Eudeba. Fallece en el día de la patria, un 25 de mayo de 1974.


Destacamos que la prosa de Jauretche (con fuerte influencia de Manuel Ortíz Pereyra), es incisiva, mordaz, ágil, lo cual puede ser explicado, en parte, porque Jauretche no escribía, sino como nos cuenta René Orsi, dictaba (Orsi, 1985). Consideramos este punto como relevante para la divulgación de sus ideas. Jauretche mismo desde su humildad sostiene en la Revista Gente que “para mí, los libros son simplemente un medio (…) son nada más que un divulgador. Creo haber logrado y a esto atribuyo el relativo éxito de mis libros, hacerme entender (…) he tratado de lograr el arte de decir fácil, las cosas difíciles. Generalmente, parece que los escritores se esmeraran en decir difícil, las cosas fáciles” (Jauretche, 2004:181-182). 

Asimismo desde el principio de su obra Los profetas del Odio nos advierte “pero debo limitar el alcance de la expresión 'cultura' pues mi propósito es pragmático, con lo que evitaré irme por la tangente, de nuestra realidad inmediata hacia lucubraciones de valor universal, pretexto frecuente de los ensayistas y profesores para considerar los problemas argentinos de un modo estratosférico y al margen del compromiso con las urgencias nacionales” (Jauretche, 1992:143). Desde esta posición epistemológica los problemas argentinos deben ser tratados con criterio argentino, y deben contribuir al desarrollo nacional. Cuando su participación en FORJA, argumenta que “aspiraba a establecer la justicia social, en progresión ascendente con el desarrollo económico logrado a medida que la liberación nacional creaba las condiciones de producción y distribución de la riqueza, impedidas en nuestro país por los factores anti-progresistas de la estructura imperial. Es decir, lograr los más altos niveles sociales dentro del mundo a que pertenecemos, tal como las condiciones nacionales lo permiten en cuanto se remueven los obstáculos a nuestro desarrollo y dirigir los beneficios de ese progreso en el sentido de la sociedad y no solamente de los individuos colocados en situaciones privilegiadas” (Jauretche, 1976:13-14). 

Divulgar para resolver. La divulgación es un trabajo que requiere en determinados momentos leer los textos y los contextos. Jauretche leyó a Taborda y leyó las razones del golpe de 1955, “lo anota muy bien Saúl Taborda en sus Investigaciones pedagógicas (…) la exactitud de  cuyos señalamientos críticos no exige que se coincida en todas sus conclusiones proyectivas. La educación primaria no está dirigida a formar hombres, sino ciudadanos (…) Como dice, Taborda, la escuela pública fue y es una escuela nacionalista (…) Pero este nacionalismo eventual y que eventualmente fue útil, está condicionado, más allá de su efecto inmediato, a una desnacionalización cultural porque no integró lo nacional en fines culturales propios sino en una idea de lo nacional que no resulta de la nación como vida, sino de una concepción ideológica de la nación” (Jauretche, 1992:174).

Ambos autores criticaron a la nación liberal. Frente a la continuidad  “Voluntad de Mayo-caudillos”, el liberalismo construyó otra línea “Mayo-Caseros”. Es por eso que cimentó una posición revisionista, y que afirma“no es pues un problema de historiografía, sino de política: lo que se nos ha presentado como historia es una política de la historia, en que ésta es solo un instrumento de planes más vastos destinados precisamente a impedir que la historia, la historia verdadera, contribuya a la formación de una conciencia histórica nacional que es la base necesaria de toda política de la Nación. Así, pues, de la necesidad de un pensamiento político nacional ha surgido la necesidad del revisionismo histórico” (Jauretche, 2008: 16) La historia entonces como la política del pasado, y la política como la historia del presente.

Jauretche considera que la Argentina es un país semi-colonial, donde la dominación se asegura a través del aparato de colonización pedagógica (a diferencia de los países coloniales, donde se asegura por las armas)“la mentalidad colonial enseña a pensar el mundo desde afuera, y no desde adentro. El hombre de nuestra cultura no ve los fenómenos directamente sino que intenta interpretarlos a través de su reflexión en un espejo ajeno, a diferencia del hombre común, que guiado por su propio sentido práctico, ve el hecho y trata de interpretarlo sin otros elementos que los de su propia realidad” (Jauretche, 1983; 112). Como parte de esta colonización pedagógica aparece lo que se enseñaba y aún se enseña en la escuela: “la escuela no continuaba la vida sino que abría en ella un paréntesis diario. La empíria del niño, su conocimiento vital recogido en el hogar y en su contorno, todo eso era aporte despreciable. La escuela daba la imagen de lo científico; todo lo empírico no lo era y no podía ser aceptado por ella, aprender no era conocer más y mejor, sino seleccionar conocimientos, distinguiendo entre los que pertenecían a la 'cultura' que ella suministraba, y los que venían de un mundo primario que quedaba más allá de la puerta” (Jauretche, 1992:170). Cuenta Don Arturo cómo llegaron a la colonización pedagógica: “desentrañando la trama de nuestro coloniaje económico, que fue primera tarea, descubrimos que él se asentaba sobre el coloniaje cultural. Descubrimos que ambos coloniajes se apuntalan y conforman recíprocamente, pero que si el coloniaje económico daba los puntos de apoyo cultural, éste era, a su vez, la forma de penetración y estabilización de aquél. ¡La traición de la inteligencia! Esa es la primera en el orden de culpas. La primera que debíamos evitar” (Jauretche, 2004: 180)

En nuestro país “la pedagogía hegemónica” dejó en la puerta de la escuela: los saberes, las prácticas y las experiencias populares. Por lo tanto la pedagogía fue definida como sinónimo de lo escolar. Suma Jauretche la anécdota que “conocíamos por la escuela el Yan-tse-kiang, el Nilo y el Danubio, pero que no teníamos noticias oficiales del río Salado, que está ahí nomás, cerca del pago, y de las lagunas próximas, desde la pequeña, del Tropezón, en las orillas del pueblo, donde nos bañábamos y después, entre cigarrillo y cigarrillo, quemábamos los chuncacos que se nos habían prendido en el agua, hasta el del Chancho, en nuestras chacras, o la de Los blancos en General Pinto” (Jauretche, 2002: 349) Resaltamos que hablar de colonización pedagógica, implica también hacerlo de la descolonización pedagógica, estos espacios más bien como espacios de lucha por la significación. Para el pensador de Lincoln la descolonización supone una batalla cultural, “sólo por la victoria en esta contienda evitaremos que bajo la apariencia de los valores universales se sigan introduciendo como tales los valores relativos correspondientes sólo a un momento histórico o lugar geográfico, cuya apariencia de universalidad surge exclusivamente del poder de expansión universal que les dan los centros donde nacen, con la irradiación que surge de su carácter metropolitano. Tomar como absolutos esos valores relativos es un defecto que está en la génesis de nuestra 'intelligentzia' y de ahí su colonialismo” (Jauretche, 1992:146). Es por ello que establece: “el aprendizaje por la propia empiria que es lo que corresponde en un pueblo para cuyo pensamiento aún no han sido escritas las bibliotecas y para el que no sirven los laboratorios ajenos” (Jauretche, 2011; 101).

Esta colonización pedagógica imparte en todo el tejido social un conjunto de zonceras, las cuáles las define Jauretche como: “La instrumentación cultural se encarga que el país se venga zonzo (…) de aquí que suele suceder que los que andan con libros no entiendan los intereses del país y sólo los entiendan los que leen alpargatas en lugar de libros. Éstos saben poco pero llevan la ventaja de no saber lo que enseñan los colonizadores. Y no saber, cuando saber es tontería, es sabiduría” (Jauretche, 2004: 12). En este sentido argumenta: “La instrumentación cultural se encarga que el país se venga zonzo (…) de aquí que suele suceder que los que andan con libros no entiendan los intereses del país y sólo los entiendan los que leen alpargatas en lugar de libros. Éstos saben poco pero llevan la ventaja de no saber lo que enseñan los colonizadores. Y no saber, cuando saber es tontería, es sabiduría” (Jauretche, citado en Galasso, 2005: 407)

La intelligentzia es el resultado de la colonización cultural. Taborda y Jauretche desconfiaron de los hombres de ideas, de la intelligentzia. “El hombre formado en la escuela de las ideas se aferra a los mitos y a las cristalizaciones que constituyen el inventario mental de nuestros antepasados” (Taborda, 2009:210) los mitos y las cristalizaciones alejan a estos hombres de ideas “(…) del vivo contacto con los graves problemas que atañen al destino de nuestra comunidad” (Taborda, 2009:212). Mientras Jauretche suma que “el hombre de nuestra intelligentzia no mira la realidad para comprenderla sino que intenta aplicar las soluciones, los esquemas de otras realidades, que acata por sobreestimación de aquellas y subestimación de ésta” (Jauretche, 1976; 63-64)

¿Quiénes son estos hombres? Estos hombres de ideas son “escritores, pensadores, académicos, profesores y profesionales cuya visión se dilata por la propia profesión. Crean la cultura; pues, a lo menos cuantitativamente, ésta se expresa por la suma de los productos obtenidos por el esfuerzo que ponen a su contribución; pero con esto, lejos de mantenerse en íntimo trato con la fluencia vital originaria de esos productos, se clausuran en un limbo en cuyo clima lo inmediato y cotidiano carece de sentido y estimación. Tanto que en nuestra realidad concreta esta actitud cobra ya los pronunciados relieves de una escisión entre el pensamiento y la vida” (Taborda, 2009:213).

¿Cómo se logró separar nuestras problemáticas de las ideas?  “La incapacidad para ver el mundo desde nosotros mismos ha sido sistemáticamente cultivado en nuestro país” (Jauretche, 1992:158).



Palabras finales



Lo pedagógico-cultural incluye a las pedagogías pero las trasciende. Nuestras pedagogías vienen a reunir el cuerpo con la razón, el pensar y el sentir, lo que había quedado, y aún queda por fuera, de las escuelas: las prácticas, las experiencias y los saberes de las clases populares. “Hasta el mismo maestro era subestimado en cuanto hombre, en función de una imagen ideal del mismo, correspondiente al concepto de 'cultura'” (Jauretche, 1992:172). La herida de la modernidad, entre “trabajo intelectual” y “trabajo manual” continúa abierta. Las y los docentes siguen siendo subestimados y se están formando como meros ejecutores de las políticas que se diseñan en los ministerios. No como autoras y autores. Qué bello sería un diálogo entre maestras/os y funcionarias/os. Un diálogo entre dos gramáticas diferentes: las políticas educativas y las pedagogías. Será cuestión de aprender a conversar e incluso a leer. Leer textos, contextos y, sensibilidades. Las pedagogías nacen de las aulas, de nuestras experiencias, de nuestras prácticas. 

Muchas veces, las compañeras y los compañeros docentes creen que sus experiencias son anécdotas y piden permiso para compartirlas. Desconociendo que en ellas hay principios filosóficos y pedagógicos. Sin embargo, las prácticas no hablan por sí mismas, hay que pensarlas, reflexionarlas con otras y otros. Es necesario generar ámbitos de intercambio de sentires y pensares, donde estos diálogos se sistematicen en textos, en escritos. Animarse a escribir. Ponerle nombre a nuestras intuiciones y a repensar conceptos que nos permitan compartirlas y convidarlas.

Jauretche recordó que su madre era maestra: “con emoción evoco a mis maestros de primeras letras –como no hacerlo si mi madre también fue maestra– (…) Ellas también tenían que desdoblar su personalidad a riesgo de contradecir inspecciones y programas, y elaborar el suyo de contrabando para salvar a base de personalidad, la distorsión del hecho y la teoría” (Jauretche, 1992:172).

Nuestra tarea es ver el mundo, pensar, soñar, imaginar y escribir desde el Sur hacia la humanidad. Nada de lo humano nos es ajeno, “la idea no fue desarrollar América según América, incorporando los elementos de la civilización moderna; enriquecer la cultura propia con el aporte externo asimilado, como quien abona el terreno donde crece el árbol. Se intentó crear Europa en América trasplantando el árbol y destruyendo al indígena que podía ser obstáculo al mismo para su crecimiento según Europa y no según América” (Jauretche, 1992:148).


La metáfora del árbol nos recuerda a otro gran pensador. “Injértese en nuestras Repúblicas el mundo; pero el tronco ha de ser el de nuestras Repúblicas” (Martí, 2005:10).

Jauretche leyó en Taborda una sutileza, ya que éste realizó un gran estudio pedagógico, donde escribió sobre pedagogía y colonización. Retomó sus palabras, ideas y las reescribió en otro tiempo, en otra temporalidad. Doble temporalidad: la vital y la política. Taborda muere en las vísperas, en 1944, pero presintió lo que se vendría. “La era que adviene cargada del eros del trabajo” (Taborda, 2011:374).

¿Qué sucede con las ideas y sus autores? ¿Qué acontece cuando las ideas no pueden irradiarse si el momento histórico le es adverso?

Además, están las escrituras personales y las preocupaciones. Taborda tuvo una gran preocupación por la pedagogía; en tanto que Jauretche escribió para explicar lo que sucedió con el primer peronismo. ¿Cómo fue posible la derrota y el golpe de estado de 1955?

Se podría pensar que el tiempo le fue adverso, pero su libro “Los Profetas del Odio” no para de venderse. Para intentar comprender lo sucedido, recurrió a la historia, la economía, la pedagogía. Decidió divulgar, hace rodar en las calles un concepto: la colonización pedagógica. De alguna manera, lo desempolvó y lo comenzó a agitar. Éste concepto comenzó a ser un nombre propio, una voz, un eco.

¿Cuántos conceptos continúan “enclaustrados” esperando un acto de amor y generosidad?





Bibliografía



Assman, H. (2013) Placer y ternura en la educación. México: Alfaomega.

Casali, C. (2012) La filosofía biopolítica de Saúl Taborda. Lanús: Ediciones UNLA.

Cooke, John William. (2009). Duhalde, Eduardo Luis (Comp.). Obras Completas. Peronismo y revolución. Apuntes para la militancia. La lucha por la liberación nacional/Informe a las bases. Tomo V. Buenos Aires: Colihue.

Ferrero, Roberto. (1988). Saúl Taborda, de la Reforma Universitaria a la Revolución Nacional.  Buenos Aires: Alción.

Freire, P. (1971) La educación como práctica de la libertad. Buenos Aires: Siglo XXI.

Freire, P. (1980) Pedagogía del Oprimido. España: Siglo XXI.

Galasso, Norberto. (2005). Jauretche y su época. La revolución inconclusa, 1955-1974. Tomo II. Buenos Aires: Corregidor.

Galasso, Norberto. Saúl Taborda (1885-1944). En Galasso, Norberto (comp.). Los Malditos. Hombres y mujeres excluidos de la historia oficial de los argentinos. Buenos Aires: Ed. Madres de Plaza de Mayo.

Jauretche, A. (1992) Los profetas del odio. Buenos Aires: Peña Lillo Editor.

Jauretche, Arturo. (1976). Forja y la década infame. Con un apéndice de manifiestos, declaraciones y textos volantes. Buenos Aires: Peña Lillo.

Jauretche, Arturo. (1983). Filo, contrafilo y punta.. Buenos Aires: Peña Lillo.

Jauretche, Arturo. (2004). Manual de Zonceras Argentinas. Buenos Aires: Corregidor.

Jauretche, Arturo. (2004). Textos selectos. Buenos Aires: Corregidor

Jauretche, Arturo. (2008). Política nacional y revisionismo histórico. Buenos Aires: Corregidor

Jauretche, Arturo. (2011). Mano a mano entre nosotros. Buenos Aires: Corregidor.

Martí, J. (2005) Nuestra América. Buenos Aires: El Andariego.

Orsi, René. (1985). Jauretche y Scalabrini Ortíz. Buenos Aires, Peña Lillo.

Quijano, A. (2003) Colonialidad del poder, eurocentrismo y América Latina. En La colonialidad del saber: eurocentrismo y ciencias sociales. Buenos Aires: Clacso.

Quintar, E. (2004) Colonialidad del pensar y bloqueo histórico en A. L. En América Latina los desafíos del pensamiento crítico. México: Siglo XXI.

Scheler, M. (1938) El puesto del hombre en el cosmos. Buenos Aires: Losada.

Taborda, S. (1994)45 La argentinidad preexistente. Buenos Aires: Editorial Docencia.

Taborda, S. (2009) Escritos Políticos. Buenos Aires: Biblioteca Nacional.

Taborda, S. (2011) Investigaciones Pedagógicas. La Plata: Unipe.






[*] Trabajo presentado en las Iª Jornada Vida y Obra de Arturo Jauretche 

[*] Licenciada y Profesora de Sociología. Docente de la Facultad de Ciencias Sociales. Correo:carlalatina2@hotmail.com


**  Licenciado y Profesor de Sociología. Docente UNAJ, UPMPM. Becario CIC. Correo:juanestebangodoy@hotmail.com

Nuestra Red Cultural Carpani participa:



- De la Mesa Política de la Comuna12



-De la Asamblea Barrial de Vecinos de Saavedra




-De la Cooperativa de Provisión CASCO


-Del Grupo de Percusion Afrotarse


- Del Proyecto televisivo de V. Lopez